domingo, 28 de octubre de 2007

No.Mentira.

No. Mentira. Lo que pasó de verdad es que el heladero sí le ofreció a la mujer joven cambiar su guagua tan linda por un helado y ella se negó y luego el heladero sí le ofreció dos helados a la mujer joven a cambio de la guagua tan linda y la mujer joven soltó una carcajada y le dijo que no de nuevo. Pasó también que yo le pregunté al heladero si me cambiaba una moneda de cien por un helado de moracrema y el heladero me dijo que sí. Por último pasó que se hizo de noche y empezó a hacer frío y el helado no se me derritió nunca y ahora pasa que todavía lo tengo aquí.

Stumble Upon Toolbar

1 comentario:

Ombligo fértil dijo...

tengo algo de colores en la memoria que de vez en cuando me pilla de improvisto.
Cuando así sucede, dejo pasar el transporte que me lleva.

te doy la mitad de un saludo.