miércoles, 8 de agosto de 2007

yo no alego

no de la incomodidad de los buses yo no alego porque creo que todo podría ser peor es que me enseñaron que siempre tenía que andar agradecida por más infortunios que se reinstalaran ante mi primera mirada entonces me volví una maltratada y que la cuna de oro y las manitos limpias pero eso no es nada al lado de los hilos y hielos en la boca cuando la lengua está por la mitad de tanto morderla por esas cosas que mejor no decir mejor no decir y que el silencio otorga dicen pero dicen tantas cosas que es mejor no creerle a nadie una descreída vive infeliz pero con los pies donde tienen que estar esos pies bien puestos y por eso me río y ando contenta porque no hay nada peor que andar lloriqueando y secarse la cara media escondida y le hago cariño a las fobias y me la paso en los cementerios así nadie molesta ni pregunta esas estupideces que le gusta preguntar a la gente en esos días que todo el mundo sale como preso de un carnaval y les da por alegar contra la poca comodidad y las malas caras y el pesado calor y entonces yo sonrío dulce de verdad y me doy cuenta de que el verano no es placentero como la publicidad profesa pero claro eso siempre lo he sabido y cuando me preguntaban en el colegio cuál era mi estación favorita yo siempre respondía que era el otoño porque había viento y a mí me gusta hasta ese viento frío que unos odian y yo me digo que quiero ser vieja ahora contigo porque todo se llama parecido y nada es tan horroroso aparte de lo cotidianamente horroroso que ya sabemos cómo funciona y deja de darnos sorpresas o de sorprendernos en el sentido de sorpresivo o por lo menos de esas sorpresas que todos conocemos y que ya no sorprenden a nadie

Stumble Upon Toolbar

2 comentarios:

trinidad dijo...

Che bonita, siempre escribís en este blog??

Me encanta la palabra "descreído"... es como de Lillo.

Te re quiero!

Little squirrel

Coni Romero dijo...

EXACTO!

al final josefin, todo es tan relativo, que es infinitamente diverso, por lo tanto no hay comparación entonces no hay más ni menos... simplemente hay y hay que agradecer de que halla jajajaja

el otoño lo amo, tejuro!

más que cualquier estacion... por su color ocre, por su transcision notoria, por que es seco, porque busca calor, cuando se fue el que queriamos que se fuera...

lo amo!

un besote

tiquero scritch