lunes, 1 de agosto de 2011

poema para una joven amiga que intentó quitarse la vida, bertoni.

me gustaría ser un nido si fueras un pajarito
me gustaría ser una bufanda si fueras un cuello y tuvieras frío
si fueras música yo sería un oído
si fueras agua yo sería un vaso
si fueras luz yo sería un ojo
si fueras pie yo sería un calcetín
si fueras el mar yo sería una playa
y si fueras todavía el mar yo sería un pez
y nadaría por ti
y si fueras el mar yo sería sal
y si yo fuera sal
tú serías una lechuga
una palta o al menos un huevo frito
y si tú fueras un huevo frito
yo sería un pedazo de pan
y si yo fuera un pedazo de pan
tú serías mantequilla o mermelada
y si tú fueras mermelada
yo sería el durazno de la mermelada
y si yo fuera un durazno
tú serías un árbol
y si tú fueras un árbol
yo sería tu savia y correría
por tus brazos como sangre
y si yo fuera sangre

viviría en tu corazón.


C.B.

Stumble Upon Toolbar

2 comentarios:

María Elvira dijo...

Voy a hacer como que alguien me dedicó este poema a mi, y voy a sentirme protegida por un instante

CalexisR dijo...

Me movió, lo encontré de una simpleza enorme.
Tan maravilloso, tan luminoso, que lo escribiré junto a uno de mis tesoros: la receta de cazuela de pava de mi abuela.
Seguro que dos hermosuras como estas se mirarán a los ojos incesantemente.